22 DE MARZO: DÍA MUNDIAL DEL AGUA

22.03.2018 - Como todos los años, desde 1993, el 22 de marzo se celebra a nivel internacional el Día Mundial del Agua con el objetivo de poner énfasis en la importancia y la defensa de la gestión sostenible de los recursos de agua dulce.

Agua

¿Por qué un Día Mundial del Agua?
Se trata de una oportunidad para aprender más sobre temas relacionados con el agua, sirve de inspiración para compartir los problemas vinculados con este recurso y, también, pensar medidas para cambiar la escasez de este recurso y la situación sanitaria.
La fecha fue designada en 1992, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, donde se propuso declarar una fecha dedicada a la problemática del agua en el mundo. La Asamblea General decidió designar el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial. Cada año, la ONU, entidad que coordina el trabajo de esa organización sobre el agua y el saneamiento, establece un tema para plantear un desafío actual o futuro.

La importancia del agua para la humanidad
El agua está presente en todos los aspectos de la vida en la Tierra; al igual que el aire que respiramos, sostiene la vida humana, animal y vegetal. Proporciona servicios vitales para la salud humana, los medios de subsistencia, el bienestar, y contribuye a la sostenibilidad de los ecosistemas.
Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al medioambiente.
El derecho al agua potable y al saneamiento es reconocido internacionalmente y resulta esencial para la concreción de otros derechos humanos, sobre todo el derecho a la vida y a la dignidad, a una alimentación y vivienda adecuadas y a la salud y el bienestar, incluyendo el derecho a condiciones ocupacionales y ambientales saludables.

Debemos cuidar cada gota
El mundo se encuentra en un desequilibrio enorme entre la demanda y la oferta de agua, además de múltiples problemas sanitarios relacionados con su consumo en decenas de países en desarrollo. Un informe de las Naciones Unidas concluye que, de no cambiar nuestros hábitos de consumo, en el 2030 habrá una grave escasez mundial de agua.
La escasez de agua afecta ya a todos los continentes. Cerca de 1.200 millones de personas, casi una quinta parte de la población mundial, vive en áreas de escasez física de agua, mientras que 500 millones se aproximan a esta situación. Otros 1.600 millones, alrededor de un cuarto de la población mundial, se enfrentan a situaciones de escasez económica de agua, donde los países carecen de la infraestructura necesaria para transportar el agua desde ríos y acuíferos.